Taller online // 1ª edición

Segunda Primavera: Climaterio y Menopausia

Un camino colectivo

Coordinado por Cristina Quijera

Comienzo: 9 de abril de 2018

Duración: 4 semanas

Precio: 60€

Quiero inscribirme

 

«No hay mayor poder en el mundo que la energía de una mujer menopáusica»

/Margaret Mead/

SOBRE EL TALLER

No hay edad estricta para ello, sin embargo más o menos a partir de los 40 años, las mujeres entramos en un proceso de transformación fisiológica que traerá a su vez otro tipo de ajustes y que durará hasta la menopausia, momento en que dejamos de ovular. Es un proceso similar a la adolescencia, que también es una etapa transformacional, es decir, muy brevemente, que no somos ni lo de antes ni lo de después.

A muchas mujeres nos pilla desprevenidas, igual que nos pilló la adolescencia, no entendemos muy bien qué está pasando, nos sentimos raras, los vaivenes emocionales son a veces desconcertantes, queremos soledad, luego mucha vida social, cambiar hábitos, luego no, dudamos, estamos seguras, algunas relaciones hasta entonces estables se tambalean y las que tenemos hijas e hijos a nuestro cuidado sentimos a veces cierta culpa por no sentir tanto afán de cuidarles porque lo que “nos pide el cuerpo” es cuidarnos a nosotras.

No te preocupes, bienvenida a tu climaterio, tomémoslo con calma y caminemos con alegría. Aunque a veces nos parezca que nos cuesta la vida, vamos hacia un lugar que puede resultar muy interesante: nuestra etapa de sabiduría, la menopausia, una nueva etapa de nuestra sexualidad, que como todas, aparece todavía como enfermedad y negatividad. Una de nuestras primeras acciones es tomar consciencia de cómo la nombramos nosotras mismas y cambiar nuestro lenguaje en torno a la menopausia: no “sufrimos desarreglos”, estamos reajustándonos.

No es fácil navegar por el climaterio en nuestra sociedad, en la que a las mujeres nos piden eterna juventud, jovialidad, entrega, belleza, sonrisas… no es fácil porque una se siente como entre dos aguas, cruzando un puente. A veces muy segura de ir hacia delante, como movida por un impulso muy fuerte, y a veces frenada por su entorno o por sí misma. Es una época en la que la valentía de dejar salir aquello que quizás se postergó durante años y parece nacer desde la intuición, no desde algo “racional”, toma tremenda fuerza, y a veces asusta, pues la intuición femenina -al servicio de otros- es considerada maravillosa, pero si está contando algo para nosotras mismas, es otro cantar: nos hemos vuelto “locas”. Y según de quién nos estemos rodeando, nos lo creemos o no.

Una transición que nos pide ser atendida. Esta es la invitación.

Tanto si estás en etapa de climaterio, como si has llegado a la menopausia sin “estar presente”, este taller te interesa.

 

OBJETIVOS

– Acompañar (nos) en este proceso/viaje, íntimo y a la vez colectivo.

– Deconstruir la mirada arquetípica patriarcal de la mujer sobre el proceso de climaterio (o perimenopausia) y menopausia.

– Dotar de la información sobre el proceso para comprender lo que nos pasa.

– Dotar de herramientas físicas no invasivas para prevenir y paliar los síntomas asociados al proceso.

 

METODOLOGÍA

Cada semana se entregará una charla (audio o vídeo) introductoria al tema que vayamos a trabajar, que cada una escuchará por su cuenta. Tendremos un foro abierto para compartir “sentires y pensares”. A la vez, recibiremos los ejercicios en vídeos para practicar esa semana así como textos para leer. Línea abierta conmigo para cualquier duda personal.

 

DIRIGIDO A…

Principalmente a aquellas mujeres, normalmente mayores de 40, que sientan que “algo está cambiando” y a mujeres ya en menopausia.

 

PROGRAMA

Semana uno

“Esta soy yo

                   No pido que me aprueben

                   No tengo que justificar mi existencia

                   Quiero conocer y que me conozcan

                   Tal cual soy”

                            (antigua oración a la Virgen Negra)

 

  • Charla. El climaterio ese gran desconocido: el proceso fisiológico y algo más…
  • Balance. Hasta aquí, esta fui, ¿Y ahora qué?
  • Ejercicios. Higiene postural global. Rutina energética.
  • Conciencia corporal: perineo, pies, piernas.
  • Meditación. Toma de fundamento Elemento Tierra.

 

Semana dos

“Con frecuencia creemos que como hemos culminado nuestro estudio del uno,  lo sabemos todo acerca del dos, que dos es uno más uno. Olvidamos que todavía nos queda pendiente el más”.

(A. Eddington)

 

  • Charla. La vivencia emocional en la edad madura: frente al desbordamiento, gestión y disfrute. Aproximación a la técnica AlbaEmoting de Susana Bloch.
  • Eje hipotálamo / hipófisis / adrenal. (HHA): síndrome de agotamiento, estrés crónico: por qué ocurre y cómo paliarlo
  • Mujeres en relación en la etapa madura: divorcios, huelgas sociales  y otros cambios. ¿Qué me pasa que ya no me interesa lo de antes?
  • El principio del placer, la sexualidad en la edad madura. El erotismo más allá de los cánones patriarcales.
  • Cuerpo: conciencia corporal. Pelvis y útero.
  • Meditación. Elemento Agua

Semana tres

“No hay mayor poder que la energía de una mujer menopáusica”.

                            (Margaret Mead)

 

  • Charla. Mirar atrás y abrir la caja de Pandora. La rabia contenida sale a pedir justicia.
  • Sofocos. ¿Qué son y porqué? Una mirada constructiva. Herramientas de gestión.
  • La rabia transformadora en la edad madura. Despiertan las activistas. Capacidad creativa y creadora.
  • El poder personal y colectivo de la mujer menopáusica.
  • La autoestima de la menopausia: romper con los mitos patriarcales sobre la menopausia.
  • Cuerpo: conciencia y apertura de plexo solar.
  • Meditación. Elemento Fuego

Semana Cuatro

“Las herramientas del amo nunca desmontarán la casa del amo”

                            (Audre Lorde)

 

  • Charla. El climaterio: un camino al corazón, nuevas formas de amar(nos).
  • La política del amor. Teoría feminista de la nueva ola: una mirada al feminismo de Latinoamérica.
  • Cardiopatías en la menopausia: herramientas de gestión no invasivas.
  • Cuerpo. Conciencia y apertura del corazón y glándula timo. Respiración.
  • Meditación. Elemento Aire.
  • Cierre y evaluación.

 

LA COORDINADORA

Cristina Quijera Rodal, 51 años. Nací guerrera y enfadada: me sacaron a la fuerza del cuerpo de mi madre. Tuve que aprender a dominar mi rabia, a canalizarla.

Dedicada al cuerpo consciente, estoy convencida de la importancia que tiene el cuerpo para las mujeres. Mi lucha es transmitir ese conocimiento. El feminismo de la nueva ola necesita in-corporar (meter en el cuerpo) la sanación de lo femenino: esta es mi entrega.

Durante mi época de doncella/luna creciente me gradué en la Universidad de las Artes Escénicas de Ámsterdam, departamento de New Dance Development. Fui directora de un centro de formación y creación llamado Muelle 3 en Bilbao. Autodidacta para todo lo demás. Sigo mi intuición.

Me hice madre/luna llena al parir una vez en el hospital y la segunda en mi casa, rodeada de mis vínculos más esenciales. A mí lo que llevó al feminismo, al activismo, fue la maternidad. Opté por quedarme con Sara y Martín, las maravillosas criaturas que salieron de mi vientre, el mayor tiempo posible. Nos inventamos, junto a otras mujeres, un lugar llamado TipiTapa, espacio alternativo a la escuela convencional, porque pensamos que haber tenido hijas e hijos no era para entregarlos al patriarcado. Tuvimos por ello que soportar vientos y mareas, pero lo logramos: el proyecto duró 8 años y después se ramificó.

Cuando llegué a los 44 años, tuve una crisis profunda, no entendía nada, todo se tambaleó. Así que, como siempre, empecé a investigar por mi cuenta. Apareció una palabra que yo no había oído: climaterio. Tuve la suerte de encontrar a mujeres que me contaron que lo que me pasaba era bueno, que debía escuchar la llamada de mi “anciana”. Me costó mucho, hubo muchos duelos no resueltos que trabajar y aceptar. Tuve que levantar la alfombra donde había acumulado mucho polvo y, definitivamente, coger la aspiradora y limpiar, eso es lo que básicamente me contó mi “anciana”, ella no iba a salir si yo no hacía ese trabajo previo. Dejar ir…

Acabo de terminar mi época de climaterio, ya soy una mujer menopáusica, la anciana/luna menguante es la que me guía, cosa que me costó aceptar, tenía la sensación de que algo se me iba a escapar. Sin embargo, mi intuición me dijo que más allá de lo que mi madre y abuelas habían pasado, más allá de las cremas anti edad, los mini pañales y las sonrisas con brackets de los anuncios de maduritas interesantes, mi anciana es una mujer viva, más viva que nunca, con miles de proyectos por cumplir, con una experiencia válida y necesaria para mi entorno. Sigue presente, más que nunca, la misma rebeldía que me acompañó toda la vida: un espíritu desobediente que me hizo siempre apostar por mi propia manera de ver la vida. Por supuesto que no es fácil, todas las que estamos en ello lo sabemos. Pero también está la convicción que no podría ser de otra manera.

Tuve la suerte de encontrarme con aquellas personas que me ayudaron a tomar un rumbo que no era el establecido. Al mirar atrás, veo que esas personas fueron mujeres, siempre. Mi relación con los hombres únicamente me frenó. No es que esté en guerra contra ellos, pero si antes intenté “cambiarlos”, “comprenderlos”, ahora ya no me interesa. Me interesa NOSOTRAS.

Hoy apuesto por acompañar(nos) en este viaje, un viaje a veces doloroso, sí, pero también lleno de alegría y absolutamente necesario, de primeras por nosotras, como ser individual y colectivo (creo en la fuerza del vínculo), y después para seguir trayendo otras ideas, otras miradas, otras acciones, cada una elegirá hacia donde.

Quiero inscribirme

 

Section 1
Final Quiz