info@campusrelatoras.com

BLOG

29 Ene 2019

Definir la plurisexualidad / POR AURORA FERNÁNDEZ MORENO

La palabra plurisexual todavía suena poco y bastante lejana para muchas personas. Dudé mucho sobre si nombrar el curso con ella por miedo a que quienes leyeran el título no entendieran de qué realidad estaba hablando y no supieran de qué va. Así que, por si hay alguna persona despistada leyéndome, parto de explicar qué es: las plurisexualidades son aquellas orientaciones sexuales que están dirigidas a más de un sexo o género. Este término es el opuesto a las monosexualidades (homo y hetero) que son las orientaciones del deseo dirigidas a un solo género.

Por desgracia, a día de hoy, nombrarse dentro de alguna plurisexualidad como bisexual, pansexual o polisexual sigue siendo una aventura, ya que son términos que dependiendo de dónde se hayan aprendido quieren decir una cosa u otra. Hay muchos términos para definir diferentes matices de plurisexualidad, cada uno con su bandera… y aunque muchos son poco comunes de oír, apuntan su matiz (como la diferencia entre omnisexual y pansexual, que es otra historia que deberá ser contada en otra ocasión).

El debate es rico y constante y la realidad que yo he vivido es que a pesar de que dentro del activismo institucional haya bastante consenso sobre lo que es la bisexualidad, depende de a quién hayas leído, a quién le hayas escuchado una charla, a quién sigas en twitter o a qué grupo activista pertenezcas cada una de las orientaciones plurisexuales tiene diferentes matices para ti que no necesariamente coincidirán con los de otras personas.

También existe la realidad del paraguas de la bisexualidad, donde muchas personas se refugian bajo la definición de Robyn Ochs: “La bisexualidad es la capacidad de sentir atracción romántica, afectiva y/o sexual por personas de más de un género no necesariamente al mismo tiempo, de la misma manera, en el mismo grado ni con la misma intensidad”, pero hay muchas personas que no están de acuerdo con que esta sea la definición de la bisexualidad ni con que se las incluya bajo esta definición.

Digamos que son realidades que se mueven y es interesante entrar en diferentes lugares a ver cómo explican o definen los términos… pero (y disculpadme el pero) luego hay una fastidiosa realidad para las personas plurisexuales que implica andar defendiendo la propia orientación a capa y espada, porque a pie de calle sigue habiendo debates fuertes y mucho monosexismo y bifobia. Esto produce procesos identitarios llenos de idas y venidas, con giros inesperados y resignificaciones de la orientación del deseo varias.

PROCESO IDENTITARIO

A todo esto estoy segura de que habrá personas leyéndome hablar de identidad y preguntándose: ¿pero qué tendrá que ver el género con la orientación del deseo? Así que también quiero hablar de la definición de identidad de la que parto para que esto se entienda. La identidad es lo que una persona cuenta de sí misma: una narración que integra su experiencia y su vivencia de sí misma. No es fija e inamovible, sino que es una estructura personal que cambia y crece y se expande a lo largo de la vida. Esto implica que es fluida y flexible y funciona mediante la integración (lo que soy) y el descarte (lo que no soy) configurando los procesos de identificación con “iguales”.

La identidad plurisexual estaría en integrar la práctica afectivosexual a la identidad de género, proceso que se vuelve más difícil en las personas plurisexuales que en las monosexuales. Pero no es ninguna tontería, ya que en la identidad se trata de integrar y asumir que soy lo que hago y lo que performo. Mi práctica habla de quién soy, y cómo la nombro y me posiciono política o socialmente con ella también.

COMPLEJIDADES Y VIOLENCIAS 

Las identidades plurisexuales no son visibles a menos que se compartan, que coincidan personas y escenarios o que alguien se pare a relatar su currículum afectivosexual. La norma es la presuposición de monosexualidad heterosexual en todo el mundo (salvo que haya pluma, que se presupondrá monosexualidad homosexual). Esta invisibilidad se suma a violencias específicas: monosexismo y bifobia.

El monosexismo se centra en la naturalización de que te gustan personas de tu género o del contrario, pero está raro que te gusten de más de uno a la vez. El monosexismo naturaliza la bifobia, que sería la aversión, los prejuicios y las opresiones hacia las personas plurisexuales. La bifobia es sistemática, y puede ser individual (como la de alguna amistad o familiar cuando sales del armario) o institucional (la de un ginecólogo, por ejemplo) e implica la presunción de estereotipos negativos asociados a las plurisexualidades (promiscuidad, ETSs, indecisión y un largo etc.).

La vivencia de la plurisexualidad se hace bastante subjetiva. He conocido varias personas que han tenido relaciones de larga duración con alguien de su género (relaciones de años y con convivencia) que se consideran heterosexuales, y personas que se consideran homosexuales que han tenido muchas relaciones con personas del sexo opuesto. Descontando personas con incursiones furtivas o que han atravesado “etapas locas” o cosas así.

Es fácil que si alguien cuenta una experiencia así, se asuma plurisexualidad como “descripción” de una práctica… pero es posible que esa persona no se identifique como plurisexual ni quiera saber nada del tema. Esto puede estar causado por bifobia interiorizada, por una politización (o despolitización, según quién lo describa) de los afectos, por agotamiento o por puro desinterés.

Quería rizar más el rizo y agregar la plurisexualidad como algo que se suscribe al deseo… y que no es necesario tener un currículum lleno de prácticas para poder nombrarse como plurisexual. Por ejemplo pondré a personas que se describen como pansexuales pero que solamente han estado con personas binarias… o a una mujer que se describe como bisexual porque se siente atraída por personas de género binario pero que practica el lesbianismo político y no ha tenido nunca una relación con un hombre cis aunque le hayan gustado.

Como vemos, la identidad es compleja y las realidades vitales de las personas también. Mientras exista un proceso dinámico de aceptación, exploración o expresión de la propia identidad no hay lecturas únicas de las orientaciones e identidades no monosexuales y habrá personas que no quieran incluirlas en su identidad aunque alguna les cuadre como anillo al dedo.

Personalmente entiendo que alguien no quiera dedicar el tiempo (y los malos ratos a veces) que requiere la introspección, el repensar y el estudio de las diferentes plurisexualidades para encontrar la que le va bien. También es importante revisar esta posibilidad de pasar del tema teniendo en cuenta las violencias que implica nombrarse con alguna de las identidades plurisexuales.

ACERCA DEL CURSO

Tenemos muchas categorías de diversidad plurisexual, procesos identitarios complejos, violencias y complejidades en la vivencia de la práctica y del deseo. En este curso y partiendo desde aquí, lo que vamos a buscar son espacios para la introspección con la oportunidad de hacerlo grupalmente y desde el debate. Centrar puntos de encuentro en los conocimientos y las opiniones y discrepar desde el respeto a la experiencia y la vivencia ajena aprendiendo de otras realidades.

Coger el propio currículum sexoafectivo por los cuernos para centrar el posicionamiento en cuestión de práctica y rebuscar en el baúl del deseo y la fantasía para integrar este rico mundo interno en la identidad.

Haremos el esfuerzo de entrar en detalle nombrando las violencias para identificarlas y aprender grupalmente a cuidarnos de ellas construyendo en este ejercicio realidades más seguras para nosotras, y también para otras personas plurisexuales que habitan en nuestro mundo y también las sufren. Creemos empoderamiento plurisexual, sensación de comunidad y debate activo en nuestros entornos.

Aurora Fernández Moreno es terapeuta y coordinadora del curso Identidades plurisexuales, que empieza el 11 de febrero wn nuestro campus.  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies