info@campusrelatoras.com

BLOG

29 Abr 2020

El saber es un campo de batalla… en tiempos de pandemia / Por MALO y ÁVILA

El Covid-19 y su extensión global ha inaugurado un tiempo de incertidumbre. Ha habido quienes han corrido a interpretar la situación. En su premura, han tirado inevitablemente de las herramientas teóricas que ya traían en la maleta, empaquetada mucho antes que el minúsculo bichito nos pusiera las vidas en cuarentena. Nosotras, antes de decir nada, necesitamos un tiempo de silencio, de buscar a las compañeras, de compartir dudas y balbuceos, de leer artículos y recabar informes, pero también de sentir cada una de las vibraciones y seísmos que se mueven bajo nuestros pies.

En general, y desde hace mucho ya, desconfiamos de los saberes desencarnados, esos que adoptan siempre la vista de pájaro, que esconden su propia parcialidad y dictan sentencia desde un supuesto afuera cognoscente. Quizá porque, en tanto que mujeres, locas, marimachas, barriales, esos saberes siempre nos nombraron como impropias y la desconfianza era la única manera de afirmar la propia capacidad (y necesidad) de pensar pese a todo (y, en algunos casos, contra todo). Quizá también porque, por alguna disfuncionalidad no diagnosticada, solo sabemos pensar desde (y con) el lugar en el que estamos: en conexión con los mundos que tejemos con tantas otras, en un intento de orientarnos en el camino con la esperanza de que nuestras palabras den aliento a los haceres de otras, igual que nuestros haceres se inspiran en las palabras de tantas. Desde aquí, nos embarcamos en la batalla del saber, convencidas de que importa mucho con qué pensamientos (nos) pensamos, con qué palabras (nos) decimos convencidas de que escribir hace mundo y que si no nos damos nuestras propias palabras, serán las palabras de otros las que nos piensen, las que nos escriban.

 

 

Desde el año 2015, venimos haciendo regularmente un curso de un mes en el Campus Relatoras bajo el título El saber es un campo de batalla. Junto con una veintena de participantes, nos hemos ido preguntando año a año por los saberes, los cuerpos y los poderes. Hemos compartido la crítica del saber hegemónico, desencarnado, que basa todo su poder de mando en el borrado del cuerpo y, con el cuerpo, borrado del límite, de la parcialidad, de la obligación de rendir cuentas. Hemos presentado algunas referentes que, desde los feminismos, han probado otras prácticas teóricas, menos pretenciosas y más terranas, entretejidas con las labores y los sudores de los mundos con los que se comprometen. En las últimas ediciones, hemos propuesto también un ejercicio práctico, con la idea de que para a-prender otra relación con el pensar necesitamos probar otros caminos, ejercitarnos, literalmente, en otros movimientos, como quien prepara el cuerpo para luego poder hacer una determinada pirueta de baile. No nos deshacemos de años de letra que con sangre entra por el deseo otra cosa. Desaprender es un camino largo, que se hace mucho mejor en compañía. Hay que sacar del equipaje muchas rejillas y regletas y entrenarse lentamente en las artes de la jardinería y el compostaje.

Hemos disfrutado y aprendido a partes iguales de cada una de las ediciones del curso, pero creímos que ya no lo repetiríamos: no en el formato que tenía, de un mes de duración y a distancia. Pero el confinamiento ha trastocado los planes de todas. Con nuestras madrinas del Campus Relatoras, nos hemos decidido a lanzar una nueva edición. El encierro hace los cursos online más propicios. Pero es que, además, la incertidumbre globalizada reabre todos los debates y, en tanto que muchos se empeñan en cerrarlos a su favor, la batalla del saber se intensifica. Resistir a ese cierre, que es un cancelación de las preguntas más esenciales, requiere construirse una voz propia una voz que se reconoce parcial, terrana, frágil e interconectada, pero que aspira a inaugurar otras conversaciones. Lanzamos este curso como una contribución a la tarea.

Siempre decimos que este curso es ante todo un viaje, una aventura compartida, pero en estos extraños tiempos de pandemia, sentimos que será doblemente así. Quedáis invitadas.

Débora Ávila y Marta Malo coordinan el curso El saber es un campo de batalla, que empieza en nuestro campus el 18 de mayo. 

Leave a Reply