info@campusrelatoras.com

BLOG

4 Mar 2019

¿Por qué una sexología feminista? / Por Mentxu Abril

Se me ocurren varias respuestas.

La primera: ¿y por qué no?

La segunda: porque los planteamientos feministas son necesarios y es de justicia ponerlos en todo.

La tercera: porque la sexualidad es aprendida e igual que hemos aprendido a ser patriarcales en los demás ámbitos de nuestra vida, también hemos interiorizado y naturalizado una sexualidad patriarcal.

Y sobre todo: porque motivos nos sobran.

Porque seguimos viendo la sexualidad a través de unos roles de género aprendidos… genitalizada, mecánica, complaciente, desigual, limitada y limitante, coitocentrista… donde se considera que hay unos “preliminares”, unas pautas correctas para seducir según sexo binario y orientación sexual y unos supuestos comportamientos sexuales “naturales”.

Porque vivimos en una cultura de la violación y en una sociedad donde todas las libertades sexuales que se nos “permiten” siguen teniendo como base la satisfacción del deseo del otrx (o del deseo propio individualista) del hombre «deseante» y de la mujer deseada, del “cumplir en la cama”.

Porque se sigue pensando que el mayor problema sexual que puede tener una mujer es la falta de deseo o de orgasmo (o de no poder -o querer- hacer coito), y de un hombre el que no tenga erección o eyacule “pronto” cuando penetra a una mujer (sí, así dicho).

Porque si una mujer no quiere que “le hagan” sexo anal es porque tiene bloqueos o es una “mojigata”, pero si es un hombre el que no quiere es porque lo “normal” es que no quiera, porque entonces es “maricón” y lo peor para la masculinidad patriarcal es que te gusten otros hombres o parecerte a una mujer en casi cualquier aspecto (y tan «pichis» nos quedamos). Porque nos quieren hacer creer que los hombres hacen el sexo y que las mujeres dejamos que nos lo hagan.

Porque se sigue imponiendo y pesando que en una relación entre dos hombres sí o sí tiene que haber coito anal.

Porque se puede contemplar la idea de incluir la perspectiva de género en la historia, en la antropología, en la investigación científica, en la educación, en la sanidad, en la política… y la sexualidad y las relaciones romántico-eróticas nos tocan demasiado como para obviar un análisis radical de su construcción.

Porque todavía hay mucha gente que piensa que dos mujeres no pueden tener una relación sexual “completa”. O porque mucha gente cree que las dos mujeres tienen necesariamente vagina.

Porque todavía seguimos diciendo educación afectivo sexual en lugar de llamarla educación sexual, sin más.

Porque hay heridas que sanar, puentes que construir y mucho mucho placer y autoconocimiento en el camino. Porque tenemos derechos sexuales, y porque un derecho es pensar en mi piel, en mis sentidos y en mis relaciones sexuales a solas o compartidas como un templo y una bendición, no como algo a evitar por miedo o malos recuerdos.

Porque seguimos hablando de consentimiento en lugar de CONSENSO.

Porque tenemos derecho a sentirnos dueñxs de nuestros cuerpos y a querer compartirlo con otrxs de manera consensuada (¡y no consentida! ¡por la diosa!) en un espacio de placer, seguridad, bienestar y confianza.

Porque tenemos que terminar con el aprendizaje de la tensión peligro-placer que hace que muchas mujeres vivan entre la liberación y la castración sexual, porque disfrutamos muchísimo muchas veces, otras veces no lo pasamos tan bien y otras lo pasamos horrible.

Para mí una sexología feminista es una sexología inclusiva, abierta, ética (no moralista), que cuestiona los roles de género en la sexualidad y los comportamientos sexuales marcados de antemano como válidos y no válidos, que tiene en cuenta que se está patologizando la sexualidad femenina por no adaptarse al deseo de prácticas, situaciones y expresiones sexuales y emocionales consideradas “normales” (machistas) y se considera que el valor sexual en alza es un modelo de consumo sexual capitalista.

Es también por todo una sexología de equilibrio en los cuidados.

Y por muchas más razones, pero por último…

Porque nos la merecemos.

Mentxu Abril, psicóloga, sexóloga, terapeuta de pareja y formadora es la coordinadora del taller online Sexología Feminista que se impartirá en Relatoras desde el próximo 11 de marzo de 2019.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies